¿Por qué la papelera no es Nokia?


Un gusto ver que Andrés Benitez, rector de la UAI es sensible al mismo fenómeno que yo. Hay algo en nuestra forma de enfrentar la producción, el emprendimiento, la generación de valor y riqueza, que nos está obstaculizando el crecimiento. A continuación, su última columna en la revista Capital, que a todo esto ha cumplido 10 años. Nada más que agregar, los dejo con don Andrés.

"Frank Nuovo es el Henry Ford de Finlandia. Uno de los hombres más admirados de ese país, pese a no ser finlandés ni haber vivido ahí. Su oficina está en Los Angeles, pero desde su cargo, vicepresidente de Diseño de Nokia, es considerado uno de los hombres claves del actual éxito de la empresa más importante de ese país.

Algunos datos: Nokia representa el 60% del mercado bursátil finlandés. Emplea 58 mil trabajadores, tiene nueve fábricas, tres en América, tres en Europa, tres en Asia y vende más de un tercio de todos los celulares del mundo. De hecho, las ventas de Nokia son mayores que las de sus tres rivales más cercanos combinados: Motorola, Ericsson y Siemens.

Lo sorprendente es que Nokia, fundada hace 130 años, era hasta hace poco un clásico productor de celulosa y papel. Recién en los años 90, Nokia decidió concentrarse en las comunicaciones celulares, convirtiéndose en lo que es hoy. Entonces, es como su nuestra emblemática Papelera CMPC, hubiera decidido hace 16 años dedicarse a los celulares y hoy fuera la empresa líder del mundo.

¿Por qué Chile no es Finlandia? ¿Por qué CMPC no es Nokia? Preguntas que muchos se hacen, pero que tienen poca respuesta. Porque, al contrario de Finlandia, nosotros hoy exportamos más cobre y más celulosa que antes. Es decir, como que vamos para atrás en la tendencia de ir generando más valor en lo que hacemos.

¿Quién tiene la culpa de esto? ¿El gobierno o el sector privado? Pienso que más que buscar culpables, existe una suerte de mentalidad rentista instalada a todo nivel, que nos hace por un lado ser responsables, pero por otro, poco jugados, poco abiertos a los cambios radicales. Quizás por que valoramos tanto el haber alcanzado la antesala del desarrollo, luego de una historia de país pobre, por hoy pensamos que dejar las cosas como están es más que suficiente. El problema es que así nunca alcanzaremos la meta, esto es, pasar a las ligas mayores, la de los países desarrollados. Entonces, seguiremos siendo ese país promesa, que al igual que los actores promesa, se les pasa el cuarto de hora, se vuelven viejos y con el tiempo pocos los recuerdan.

Una manifestación de nuestra mentalidad rentista es el famoso superávit estructural, la regla de oro que rige nuestros destinos tanto en el sector público como en el privado. Porque hoy no solo el gobierno está sentado en un montón de plata. También toman asiento ahí muchas de las grandes empresas, que se vanaglorian de su millonaria caja o bajo endeudamiento. Claro, plantear que los ingresos extras hay que guardarlos para cuando vengan los períodos de vacas flacas, aparece como una idea muy responsable. Pero en el fondo, es extremadamente conservadora. Es la mentalidad del jubilado, del que no quiere cambiar las cosas, y guarda la plata bajo el colchón. Una mentalidad muy saludable para países dados a la farra, aunque poco adecuada para naciones como la nuestra, que debiera estar pensando en qué invertir esas platas para generar nueva riqueza y así dar el salto definitivo al desarrollo. Un ejemplo: si nuestro problema es la falta de capital humano para desarrollar una base científica y tecnológica de calidad, entonces el Estado no debiera entregar 200 becas al año para magíster y doctores, sino mil o dos mil. Así lo hicieron los países que en el último tiempo han dado saltos importantes en su capacidad productiva. Una base importante de doctores en las distintas ramas de a ciencia y la tecnología, formados en las mejores universidades del mundo, le cambiaría el pelo a este país.

Medidas de este tipo, que no son caras, le darían otra cara al país. Remecerían de paso al sector privado para buscar en la frontera del conocimiento. Pensemos solamente la influencia que tuvo en la economía el mandar gente a estudiar a la Universidad de Chicago. Su vuelta significó un cambio sustantivo en la forma de hacer las cosas en Chile. Hoy, que tenemos los recursos, podemos hacer lo mismo en otras áreas. Ejemplos como este hay muchos, pero lo importante es tener presente que al desarrollo, al último tramo de la cima, no se llega con el vuelo de lo que hemos realizado. Se llega con más energía que antes. Se llega con empresas como Nokia y tipos como Frank Nuevo, dispuestos a cambiar la historia y los paradigmas".

|

Comentarios

Las grandes multinacionales tecnológicas e industriales de los países nórdicos, como Finlandia, Suecia o Noruega, se explican por la apuesta decidida de sus autoridades públicas por potenciar estas industrias, son ayudas públicas y la formación de "lobbys" de presión (entre alcaldes, gobernadores regionales y Gobiernos centrales), y por el impresionante sistema educativo de estas naciones. Los sistemas educativos de estos paises son universales, garantizados para toda la población, tremendamente disciplinados y promocionan la excelencia formativa. Así se explica el nivel formativo de sus ciudadanos y la creación de cientos de ciudadanos con extensa formación superior que pasan a formar parte de plantillas de empresas asociadas a las nuevas tecnologías. Estos paises venían de una situación de gran dependencia del sector primario, especialmente la pesca y la agricultura, pero con el crecimiento de las zonas urbanas, las cuotas de pesca impuestas por la Unión Europea y la apertura de los mercados internacionales y la globalización del mercado agrario, la economía ha hecho crecer el sector terciario, sobre todo asociado al sector servicios, turismo y nuevas tecnologías. Hoy en dia en estos paises, como en otros, lo que más crecen son las zonas urbanas, con nuevos centros comerciales, empresas de distribución y empresas auxiliares de nuevas tecnologías, como telecomunicaciones, informática o telefonía movil. Estos paises han alcanzado un nivel de desempleo muy bajo y un nivel de inflación moderado, a la vez que mantienen una gran presión fiscal y un enorme gasto público. Esto, a la vez que desmantela el argumentario Neoliberal, pone la luz sobre la verdadera casuística del crecimiento económico y la generación de empleo; la productividad de la economía, el valor añadido y la formación del capital humano, con un sistema educativo garantista socialmente hablando, riguroso y que busca la excelencia formativa.
Estimado, con todo esta claridad, ¿qué lo que ocurre entonces que el mundo es distinto por estos lados?
Lo más importante es no hacer analisis simples de las cosas. Yo, siendo socialista, hay algo que me molesta mucho, y es lo que yo llamo la "paradigmitis"; hay gente que intenta buscar paradigmas hasta en las naranjas, y eso no puede ser, o por lo menos, hay que hacerlo con mucho cuidado. No todo el mundo vale para "filosofo", y hay que saber cuando uno está delante de una regla, una reflexión o una afirmación, que vale como regla general, y cuando no. Ya de por si, el generalizar es muy peligroso; siempre te dejas a minorias, o casos concretos, fuera, y si empiezas a "trillar" todo, a filtrar, a hacer generalizaciones de las generalizaciones ... al final te quedas con una minoria en las manos, y dejas a la mayoria fuera. Si coges a la mayoria de la mayoria, y de esa mayoria otra mayoria, y de esa mayoria otra mayoria, al final sumas todas las minorias que dejaste por el camino, y suman la mayoria general, y tu solo tienes una minoria en las manos. Para poder aglutinar mayorias, lo primero que tienes que saber es ver cuales son las mayorias generales, y no trillar, sino saber integrar, sumar, y para poder sumar, no puedes dogmatizar con todo, sino que tienes que saber ver la complejidad del mundo, su heterogeneidad, sus diferencias internas, y no escoger unas por otras, sino saber quedarte con todas y buscarle un sitio en tu mente, en tu cosmologia del mundo, a cada parte singular, creando un espacio que, realmente, sirva para todos, tal y como son. He leido Blogs de Chile y de Argentina, y he leido muchas reflexiones profundas, muy profundas, muy abstractas, mucha filosofía, y digo yo, sabiendo hacer reflexiones tan profundas, teniendo esa capacidad reflexiva, ¿como es que aun hay lugar para la queja pública en esos dos países, ante una supuesta incapacidad de la clase política para resolver algunos graves problemas nacionales?. Yo entiendo que a algunos les pueda dar miedo Evo Morales o Hugo Chavez, pero tambien tengo dicho muchas veces que los pobres no tienen la culpa de que Evo Morales y Hugo Chavez existan; por muy populistas que nos parezcan cubren un espacio que otros no supieron, o no quisieron cubrir. Exista o no exista el populismo y la demagogia en la política, esos problemas seguirán ahí, esperando a que alguien los resuelva; el problema aquí por tanto es discutir los contenidos de esas políticas, y cuales son las mejores vias para solucionarlos. La realidad es compleja, y no hay soluciones simples a problemas complejos, y otra cosa que puedo decir es que, al contrario de lo que cierta retórica socialista suele afirmar, no somos iguales, somos distintos, pero lo que sí somos, podemos y debemos ser, en mi opinión, es iguales en derechos y obligaciones; somos distintos, pero no somos superiores o inferiores, solo somos diferentes. No somos iguales ni siquiera en los parámetros de comparación; un rubio no es "mejor o peor" que un moreno, un alto no es "mejor o peor" que un bajito, alguien fuerte no es "mejor o peor" que alguien debil, etc... y esto se entiende mejor si se ve las necesidades del mercado, ¿para descargar cajas en una fábrica, necesitas a alguien fuerte?, sin duda, ¿pero para realizar un cálculo complicado sobre un plano industrial?, a alguien inteligente, o mejor dicho, alguien con capacidades en matemáticas; si no existe una regla general sobre superioridad o inferioridad, todo depende de la demanda laboral existente, las políticas corporativas de las empresas, el momento económico del país (que ademas en plena globalización es interdependiente del estado económico de otras naciones), etcétera etcétera etcétera.... Por lo tanto, hablar de cuestiones como el Darwinismo Social, la supuesta selección natural habida en un libre mercado, es absurdo, no tiene una base prática, y sin duda, no sirve como base para analizar las necesidades de una economía y un mercado laboral. Si los lagartos de las isla de Darwin tuvieran que hacerse una entrevista de trabajo los unos a los otros para saber quien puede sobrevivir y quien no del islote, los términos de la evolución ya no serían biológicos, sino subjetivos y conscientes, y ya no estamos hablando por tanto de una evolución en términos biológicos; esto es lo que sucede en la inclusión económica en un libre mercado, definido por la estructura de la economía, cuestiones culturales, coyunturales y de demanda y oferta. Por lo tanto, lo que más le interesa a un país no es dejar tirados a los más pobres, sino ayudarles a formarse, a estar bien de salud y a tener iniciativa, para salir adelante, conseguir un empleo o fundar una empresa. Esto en Estados Unidos tambien se hace en parte, pero de una manera bastante inestable e irregular, por eso siempre son mejores las políticas universales, por lo menos en lo más básico, como es Educación y Salud. En Estados Unidos hay mucha "pobreza con contrato", personas que a pesar de tener un trabajo no pueden acceder a cosas fundamentales, y tambien hay clases medias con vidas muy inestables, y que en un solo dia pueden verse en la calle, al no poder pagar la vivienda o al no poder hacer frente a un tratamiento médico muy costoso. Estaríamos hablando de un nuevo tipo de pobreza, pero en este caso creo que el que existe en otros paises, como puede ser Chile, estaríamos hablando de un estado de las cosas más elemental, asociado a una tasas de desempleo muy elevado.
Cada vez que leo tus largas y bien articuladas respuestas me alegro y me confundo al mismo tiempo. Bueno tener un lector de este tipo por el blog, pero sospecho de la intención. Ahora bien, lo que siempre se me queda fuera es el fenómeno a escala humana, lo que le pasa a cada uno cuando se enfrenta al balance (o choque) entre la sociedad, sus ambiciones y su libertad. ¿Cómo moverse en la complejidad? ¿cómo participar de la economía? ¿cómo cultivar una ética? ¿cómo ser feliz? ¿cómo ser agente de tu vida?, etc. ¿Cómo agarrar esa ambición siguiente? Suerte y gracias por la conversación.
Tengo la maquiavélica y demoniaca intención de generar debate y charlar :D Hay gente que sería feliz aun viviendo en la calle durmiendo debajo de un trozo de cartón con tal de poder abrazar a la persona que quiere; el materialismo tiene una importancia relativa, pero a la vez que digo esto, también puedo decir que ¿que labor más importante puede tener un Gobierno que no sea usar los recursos que le damos todos para acabar con la pobreza?. Si no lo hacen, algunos gobiernos buscan guerras patrióticas para desviar la atención del pueblo. Lo de la felicidad es más complicado. En mi opinión hay "más o menos probabilidades de ser feliz", hay vidas que están sembradas para que pueda germinar la felicidad en cualquier pequeño momento, y hay vidas que están sembradas de oscuridad, probabilidades constantes para llorar y entristecerse. Buscar razones para ser feliz es algo muy inteligente, y hay que estar emocionalmente preparado para poder hacerlo. La ética se cultiva en las mejores personas. Hay gente que dice que no hace falta ser "buena persona", que la ética como respeto a la individualidad es suficiente, ¿pero a que es dificil encontrar a alguien que, siendo mala persona, respete a los demás?; la ética suele germinar en campos sembrados por buenos sentimientos. Si hablamos de ética hablemos entonces de humanismo. No se suele respetar lo que no quieres.
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar