Emergencia emprendedora, emergencia empleada

emerge.jpgPor motivos personales que explicaré en otro momento, me he encontrado muy de cerca y constante con la pregunta de emprender o emplearme. Mi pasado Emprendamos, Mercator y Atina influyen en la respuesta.

Vamos juntando:

En honor a los origenes que mencioné, pero fundamentalmente a la potencia que tiene en sí mismo, me parece que el paper de Fernando Flores con John Gray, El Espíritu Emprendedor y la vida Wired: el trabajo en el ocaso de las carreras. es de las reflexiones más lúcidas al respecto. Nos alumbra la institución carrera como una propia de la era industrial, servil a este primer momento (100 años), pero en cuestionamiento para el futuro. El mundo de hoy, con los fenómenos de globalización, avances tecnológicos, y máxima customización han impactado en la forma como las personas nos representamos nuestro camino laboral. Pensar en entrar a una gran compañía, y ascender con los años para después retirarme es sencillamente absurdo.

En segundo lugar, en Chile se ha instalado la conversación acerca de una cultura emprendedora. Cristóbal García de Enjambre, nos muestra incluso un esfuerzo por modelarla. O también podemos volver a citar a Evan Epstein a quien aludí en el post anterior por sus reflexiones sobre los emprendedores en Sillicon Valley, esta vez hablando del Emprendedor Serial. Esta conversación para mi gusto ya es 2.0, en el sentido que los conversadores ya se observan a sí mismo, se repdorducen citándose, se promueve el atributo "emprendedor" sin explicaciones (como en la Universidad Mayor y del Desarrollo), hay múltiples agrupaciones y sitios. Hablar de emprendimiento ya no es marginal.

¿Algunas conclusiones? Varias que sería bueno hacer que ya sean lugares comunes:

  1. se puede hablar de una cultura emprendedora.
  2. Chile no tiene una tradición emprendedora.
  3. las varibles son individuales y grupales.
  4. decae la noción de carrera en las generaciones más jóvenes.
  5. el mundo es más dinámico, menos predecible y el emprendmiento es una salida o estrategia de adaptación.
  6. hay personalidades con una mayor propensión a emprender.
  7. las universidades no lo enseñan.
  8. nuestras economías lo necesitan.
  9. a emprender se aprende.
Con todo esto, el que emerge, o emergerá será de los dos, hasta que emprender sea una mejor salida a lo que queremos y necesitamos las personas en este mundo. Lo que es claro, es que opciones que se fundan, integren o prometan estabilidad y protección, son mentirosas, caducas, o imposibles. Y yo abogo por más emprendimiento (no sólo) en tanto se pueda hacer cargo de mejor manera de lo que necesitamos las personas y necesitan nuestras sociedades.
|

Comentarios

Francisco, simplemente un agrado leerte.

Nada mas que decir. 

-----------------

Atte.
Didier Vidal
www.puertonatura.cl

Hola Francisco:

Estoy 100% de acuerdo con tu "manifiesto" sobre la cultura emprendedora. Solamente quiero hacer un modesto aporte adicional, desde mi perspectiva de ingeniero comercial:

Según lo dicen todos los autores que he leído en materias de ciencias del comportamiento (administración, sociología, sicologáia social, ciencia política, antropología,...) la cultura de una organización o país no puede cambiarse usando un enfoque "top-down" ni menos con una ley o un decreto. Lo que sí puede ser efectivo es una metodología "botton-up" consistente en enseñar a la gente a hacer cosas de una manera diferente, como piezas básicas de la construcción de lo que finalmente resultaría en una cultura modificada.

De lo anterior se desprende mi interés personal en contribuir a la difusión de nuevas técnicas de gestión y en aprender nuevas técnicas de pedagogía.

Saludos

 

 

--------------------------------------
Imaginactivo  Atina Chile 

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar