La figura del padre, liderazgo masculino, y la gerencia de RRHH

La emilia y yo
Cortito: Chile tiene que dar un salto en su desarrollo, ese salto pasa por las personas, los gerentes de RRHH son clave, y muchos no dan el ancho por problemas de Liderazgo Masculino, que viene de problemas con la figura del padre. tan tan.


"La ausencia de la figura paterna desestructura hijos/as, los deja sin rumbo en la vida y les debilita el deseo de asumir un proyecto consistente de vida. Necesitamos hacer volver al padre.

Para recuperar la relevancia de la figura del padre es importante distinguir entre los modelos de padre y el principio antropológico de padre. Los modelos varían con los tiempos y las culturas: el padre patriarcal, tiránico, participante, compañero, amigo. El principio antropológico de padre es una estructura permanente, imprescindible para el complejo proceso de individuación humana. En todos los modelos actúa el principio antropológico de padre, pero sin agotarse en ninguno de ellos. La crisis de los modelos libera el principio paterno para otras expresiones.

La tradición psicoanalítica dejó claro la importancia insustituible del padre como principio antropológico. La figura del padre es responsable de la primera y necesaria ruptura de la intimidad madre-hijo/a y de la introducción del hijo/a en el mundo transpersonal, de los hermanos/as, de los parientes y de la sociedad.

En ese otro mundo existe orden, disciplina, autoridad y límites. Las personas tienen que trabajar, realizar proyectos e inventar lo nuevo. En función de eso tienen que tener coraje, mostrar seguridad y disposición para hacer sacrificios" (Leonardo Boff).

Probablemente me eche a muchos colegas encima, pero lo creo y lo comparto con otros que quizás no se han lanzado a bloggear, pero la conversación está y es fecunda.

Ciertas precisiones:

  1. Hay unos pocos gerentes de RRHH, que son exitosos agentes de cambio, pero no vienen de la tradición de las ciencias sociales. Hay todavía menos gerentes de RRHH que son exitosos y si vienen de esa tradición.
  2. Muchos gerentes de RRHH son psicólogos y sociólogos. De los primeros, la mayoría son hombres.
  3. En mi generación de universidad, los hombres éramos cerca del 30% del total. Creo que nos repartimos mitad y mitad entre clínica y laboral.
  4. No conozco a nadie (me incluyo) que haya entrado a Psicología, pensando en especializarce en Laboral/Organizacional.

Con todo, creo firmemente que estamos en un problema que tiene una de sus importantes raíces en la ausencia de un liderazgo masculino. Falta decisión, coraje, falta ir al choque. Falta representar con fuerza, faltan caciques de RRHH que postulen a ser el gerente general. Estoy seguro de que gerentes de RRHH que no están en la carrera por la gerencia general, no son los agentes de cambio que las empresas necesitan. Y seguro estoy también, de que esto ocurre en el menor de los casos.

Los dejor por ahora, porque tengo que partir a la clínica a recibir a mi segundo hijo, Nicolás. La primera es la Emilia, con la que salgo en la foto.

|

Comentarios

La ausencia del padre puede ser un problema, pero no tiene porque serlo, y de hecho, en gran medida, lo más responsable sería sostener un discurso válido para todos aquellos que carecen de padre, dado que sino, se les condena a un discurso que no les sirve, lo cual es injusto, dado que solo es justo aquello que nosotros buscamos.

Normalmente estos discursos, que en principio se visten como simplemente analíticos, tienen poco de inocente; existe una intencionalidad de creencia o convicción, que intentan sustituir un cuadro de lo ideal por la realidad, cuando el desafio real seria cambiar la realidad hacia un ideal posible.

En este caso sería la posibilidad de crear ciudadanos absolutamente estructurados sin necesidad de una figura paterna, lo cual, siendo un déficit, no es una condena.

El desarrollo de la personalidad del niño o niña entre sus amigos y el resto de sus familiares es una posibilidad como otra cualquiera, que no deberíamos obviar en nuestros discursos, al fin de al cabo, es un análisis que tambien se puede hacer, y desde un punto de vista social es lo más responsable, tanto en cuanto es lo más realista.


....podríamos hablar del liderazgo femenino, podríamos hablar de Angela Merkel, de Margaret Tatcher, o de Bachelet mismamente, mujeres que no dejaron de ser femeninas, pero que mantuvieron una firmeza y claridad de ideas de hierro, y cuyo liderazgo y su determinación hicieron cambiar, en algunos casos, la propia historia, son incuestionables.


Ni busco la verdad ni tengo pasión por "discutir", esto es un Blog :D y la verdad

es subjetiva.

 

Los simbolos son construcciones sociales; la sociedad las crea y la sociedad las

destruye, y lo cierto es que la figura del padre, en ocasiones, no es que no sea

necesaria, es que no debe serla, habida cuenta de que no existe.

 

Algo que no existe no puede configurar nuestro ser; es una contradicción metafísica.

 

Las mujeres que cito no plasman ningún liderazgo masculino, sino un liderazgo 

femenino; Margaret Tatcher por ejemplo, parecía una "gran mamá", un ama de 

de casa británica que acostumbraba a colocar su bolso en medio de la mesa

en cada reunión, como si fueran a tomar el Té.

 

Que fuera dura de carácter no es exclusivo de los hombres (y si piensas eso,

o conoces muy pocos tipos de mujeres o a muy pocas jeje).

 

Margaret Tatcher, a su manera, era muy femenina; la feminidad de una mujer

conservadora y clásica, pero lo era; yo nunca vería a Margaret Tatcher con 

pantalones sinceramente, siempre llevaba faldas almidonadas.

 

Asociar el éxito de la gestión de los RRHH con la masculinidad es un gravísimo

error sin fundamento, todo un logro en simplificación argumental, poco o nada

adecuado a la realidad y tremendamente irresponsable, tanto desde un punto 

de vista social como desde un punto de vista empresarial, mundo en donde 

las mujeres (tal y como son) cuentan, y deben contar, cada vez más.

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar