Otra mirada a la gestión de talentos

Hace un tiempo escribí un post sobre la Retención de Talentos, diría ahora, desde una mirada más ortodoxa y tradicional. Esas buenas miradas y prácticas desde la gestión de Recursos Humanos, como probablementne muchos lo están viendo. Lo volví a leer ayer, y me atrevo a recomendarlo (pinchar aquí si lo deseas).

Este post que sigue pudiendo leerse desde la retención de talentos, es más una invitación a pensar distinto. En dos sentidos.

El primero es respecto de la motivación de las personas. Como también lo hace uno de los estudios mencionados en el post anterior, queda sepultada la idea de motivar y retener a los talentos a través del dinero. Si alguien lo sigue creyendo, lo invito a conversar con los demás, pero también consigo mismo. Comparto que el dinero puede llevarnos a elegir un trabajo (por necesidad), pero no creo que por ganar más te den más ganas, le pongas más dedicación, o te surja mayor pasión por lo que haces. Ver el video si no lo has hecho.

Lo que al parecer buscamos las personas son sentido de autonomía e identidad con lo que hago, ser bueno en mi oficio, sentirme desafiado, y finalmente, tener un sentido de propósito que trascienda a la mera transacción de un trabajo por algo de dinero. El video es bastante claro al respecto, por lo que vuelvo a insistir en verlo.

El segundo sentido de la invitación a pensar distinto, es respecto de la naturaleza de las empresas. Creo que está en jaque una concepción centrada en sus fines económicos, o al menos defintivamente en jaque que esos fines económicos sean sólo para los dueños.

Considerando simplemente la primera definición que arroja Google, que es la de Wikipedia, a saber, "una empresa es una organización o institución dedicada a actividades o persecución de fines económicos o comerciales", tendría que ser modificada en su segunda parte, a la persecución de la creación de valor para sus distintos grupos, en un marco de relaciones.

Lo que creo, es que los fines sociales o contextuales si se quiere, es decir, los fines para los distintos grupos de interés, deben estar al centro de la naturaleza de la empresa.

Tomando lo anterior, un buen plan de negocio debiese ser una lectura de un contexto (historia y dinámica de necesidades y relaciones de un conjunto de grupos de interés), con una propuesta de generación de valor a través de la satisfacción de necesidades de ese conjunto de grupos de interés, en una dinámica a su vez de relaciones de la empresa con todo el resto del conjunto.

En esta forma de ver los negocios y las empresas, que en parte guarda relación con la RSE y la Sustentabilidad, la retención de talentos por ejemplo, o su gestión en el sentido más amplio, debería incluir explícitamente las dimensiones personales al mismo nivel, si no sobre, las variables del rol.

También, se me ocurre que la empresa debise ser mirada entonces como la causa que apoya o persigue, más que como la idea para generar utilidad para sus accionistas. Veo los sueños a las personas, como las causas a las empresas, y en ese sentido, sin renunicar ni un segundo al objetivo económico y el interés por maximizar utilidades, introducimos otros fines en la ecuación. La frase quedaría algo así como la maximización de utilidades de una unidad social.

En resumen, creo que estamos viviendo tiempos de cambios en la manera en que debiésemos concebir a las empresas, que estas debiesen integrar variables sociales (problemas sociales, tendencias políticas, movimientos culturales) y personales (emociones, sueños, necesidades) de manera explícita, para así concebir los negocios como la generación de valor para y dentro de una red, y finalmente alinear un paralelo de los sueños de las personas a las causas de las empresas. Creo que esta es la línea para hacer empresas más rentables y sostenibles en el tiempo.

No es nada nuevo. Lo nuevo es hacer que suceda que las personas de negocio, especialmente quienes toman decisiones, incorporen esta mirada de manera real, transparente, y natural. El seminario del próximo 30 de Noviembre sobre Estrategia y Colaboración que dictará Robert Kaplan (uno de los creadores del Balanced Scorecard), va en la línea, pero sigue siendo un aditivo al modelo. Mi planteamiento es un modelo nuevo en esta línea. Ese es el desafío.

|

Comentarios

Muy bueno Pancho.

Relacionado un poco a eso, te recomiendo el libre Good to Great (Amazon) y su secuela (aunque fue escrito primero - al estilo George Lucas-) Built to Last.

Estimado amigo, es posible que mi comentario sea un poco tardio (acabo de encontrar vuestra página), sin embargo, comparto con usted respecto al rol más humanista que debieran tener las empresas. Más, es un hecho que el capitalismo, no piensa en las personas como seres humanos, sino como consumidores para incrementar la ganancia. ¿No es eso lo que esta viviendo la humanidad, traducida en una profunda crisis que esta afectando sobre todo a Europa y algunos de los 8 grandes del mundo? Que sin duda, salpicará a América Latina y quienes menos oportunidades tienen en el gran mercado... No cree usted?. Gracias por la oportunidad.

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar